talleres

Los talleres de reparación y mantenimiento de vehículos aumentaron sus ingresos un 2,7% en 2017, generando una cifra global de negocio de unos 12.100 millones de euros, según los datos de la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (CONEPA). De este modo, el sector moderó los crecimientos registrados en 2015 (3,7%) y 2016 (3%).

En cuanto a número de operaciones realizadas, los talleres reportan un 4,3% más de entradas de vehículos a sus instalaciones. ”La diferencia entre la subida del número de reparaciones en relación con las ventas (+2,7%) muestra una pérdida de rentabilidad considerable que preocupa a las empresas especializadas en la reparación y mantenimiento de vehículos y empaña el dato objetivo de incremento de la facturación en el sector”, señala CONEPA en su balance del año.

La patronal ha mostrado también su preocupación por la diferencia de comportamiento entre los dos semestres del año: 3% de crecimiento entre enero y junio y 2,4% entre julio y diciembre, a pesar del buen nivel registrado en los meses estivales (julio-septiembre), que no han podido compensar el lastre de un cuarto trimestre mucho más tranquilo.

Por especialidades, también se produce un cambio de tendencia entre los dos semestres.  Mientras que en el primero, los datos de CONEPA muestran bastante uniformidad en la electromecánica y la carrocería, con una leve ventaja de la primera sobre la segunda, entre julio y septiembre es precisamente la demanda de trabajos de chapa y pintura la que mejor evolución registra.

El empleo global en el sector ha crecido en torno al 3%, alcanzando, según estimaciones de CONEPA, las 148.000 personas. “Se trata de una buena cifra que, en términos de empleo, reduce drásticamente el número de trabajadores cualificados en paro y mejora el acceso al mercado laboral de los jóvenes estudiantes de Formación Profesional. Quizá debido a ello, las asociaciones integradas en CONEPA han reducido considerablemente en 2017 el número de denuncias de actividades presuntamente ilegales”, apuntan desde la Federación.

Para el año en curso, CONEPA estima un crecimiento similar en términos porcentuales al de 2017, al tiempo que subraya su preocupación por la pérdida de rentabilidad, en un momento —dicen— “en el que el sector ha de prepararse para afrontar notables inversiones con el fin de dar respuesta a las necesidades de los vehículos modernos”.