Nokian Tyres
Una sección de montaje de neumáticos en la planta de Nokian, en la década de 1930.

PUBLICIDAD

Nokian Tyres, el inventor del neumático de invierno, está celebrando el 120º aniversario de su fundación. Fundada en 1898 como Suomen Gummitehdas Osakeyhtiö, la empresa comenzó fabricando botas de agua, sellos de goma, diferentes tipos de mangueras, porras de policía y, más tarde, neumáticos de bicicleta. A principio de la primera década del siglo XX, comenzó a producir neumáticos para automóviles, cuando el número de vehículos empezó a crecer.

El primer gran hito industrial para Nokian Tires tuvo lugar en 1934 cuando la compañía desarrolló el primer neumático de invierno del mundo: el “Kelirengas”. Dos años más tarde, la firma produjo el modelo Hakkapeliitta, un neumático de invierno que abrió a la empresa las puertas del mercado internacional y que ha sido clave para su crecimiento.

“Estamos orgullosos de nuestras raíces, de nuestra sólida herencia de liderazgo tecnológico, de nuestros productos de alta calidad y del espíritu Hakkapeliitta. Como expertos en condiciones desafiantes, hemos estado promoviendo y facilitando un transporte seguro durante décadas. Esta es una buena base para construir una historia de éxito aún más sólida con nuestro personal, clientes y socios”, ha señalado Hille Korhonen, presidenta y CEO de Nokian Tires.

En la actualidad, Nokian Tyres da empleo a 4.600 profesionales en todo el mundo y tiene unas ventas netas de 1.600 millones de euros anuales.

Coincidiendo con su 120º aniversario, Nokian Tires ha procedido a modernizar su imagen de marca. La marca actualizada quiere reflejar la larga historia, el desarrollo sostenible y los valores escandinavos de la compañía.

“Solo podemos permanecer en la cima de la industria a través del desarrollo y la mejora constantes. Esto significa, por ejemplo, crecer fuera del mercado tradicional de invierno e invertir en servicios que hagan que sea aún más fácil el mantenimiento de los neumáticos. Tenemos la intención de continuar nuestro trabajo sistemático y sostenible para desarrollar soluciones innovadoras y conservar nuestra capacidad de adaptarnos rápida y flexiblemente a los cambios que nos rodean”, añade Korhonen.