¿Cuándo aconsejan los fabricantes cambiar los componentes de un vehículo?

282

La iniciativa Elige Calidad, Elige Confianza (ECEC) ha recopilado una serie de prescripciones genéricas que marcan los periodos de revisión y reposición para los principales componentes del vehículo. ECEC aprovecha para recordar que el perfecto rendimiento de cada uno de los componentes del vehículo influye en aspectos como la seguridad de sus ocupantes, su salud, confort, el ahorro o la cantidad de emisiones contaminantes.

Estas son las recomendaciones de los fabricantes de componentes que componen la iniciativa ECEC, con carácter general, si bien en el desgaste de las piezas influirán otras cuestiones como el tipo de conducción, el uso que se hace del coche, o la calidad de los recambios:

Filtros de habitáculo: Los fabricantes recomiendan sustituir el filtro de habitáculo cada 15.000 kilómetros o, al menos, una vez al año. De otra forma, se obliga a trabajar forzosamente al sistema de climatización, favoreciendo la aparición de posibles averías.

Aire acondicionado: Será necesario realizar una revisión cada dos años para prevenir averías complejas y costosas, además de alargar la vida útil del sistema. Asimismo, con el mantenimiento periódico estarás previniendo la pérdida de refrigerante, protegiendo así el medio ambiente.

Iluminación: La iluminación es el componente más importante en el denominado círculo de la seguridad. Habrá que revisarla siempre antes de cada viaje largo. Lo recomendable es cambiar las lámparas cada 50.000 kilómetros o cada dos años (aunque hay lámparas que tienen una mayor vida útil y se recomienda cambiarlas cada 100.000 km).

Bujías y calentadores: La vida útil de una bujía depende de sus características, del tipo de combustible y de las condiciones de conducción. Las bujías modernas soportan entre 30.000 y 60.000 kilómetros antes de tener que ser sustituidas.

Freno de disco: No existe una cifra exacta en km para hacer el cambio de pastillas ni de discos de freno, ya que dependerá en gran medida del vehículo y de la utilización que haga de él como su conductor. Se recomienda controlar el desgaste de discos y pastillas cada 20.000 kilómetros. ¡Pero ojo! Ten en cuenta que las pastillas delanteras se desgastan con mayor facilidad que las traseras. En concreto su desgaste es el doble.

Amortiguadores: Los amortiguadores deben cambiarse (siempre por completo o por ejes, de 2 en 2) entre los 65.000 y los 90.000 kilómetros, dependiendo del uso que se haga del vehículo, y se aconseja revisión cada 20.000 kilómetros.

ECEC-REVISIONBaterías: La vida útil aproximada de las baterías, según los datos de los fabricantes, se encuentra en torno a los cuatro o cinco años. No obstante, esta duración puede verse afectada según el tipo de conducción, el número de arranques y la marca de la batería.

Rodamientos de rueda: Los rodamientos de rueda pueden durar toda la vida útil del coche. Se calcula que el 90% de ellos están preparados para superar los 500.000 kilómetros. Sin embargo, existen causas que pueden provocar el deterioro prematuro de un rodamiento y afectar su vida útil.

Escobillas: Se aconseja cambiar las escobillas una vez al año, es la mejor forma de garantizar que funcionarán de forma eficaz en todo momento. Lo ideal es hacerlo en otoño, antes de que comience la época de lluvia, frío, hielo y nieve.

Filtros de motor:  Respeta siempre el kilometraje recomendado por el fabricante del vehículo: revisa el filtro de aire cada 10.000 kilómetros y sustitúyelo cada 20.000 kilómetros; cambia el filtro de aceite siempre que hagas un cambio de aceite; en motores diésel, sustituye el filtro de combustible cada 2 años o 40.000 kilómetros. En motor gasolina, cada 2 años o 60.000 kilómetros.

Gestión del motor: La gestión del motor incluye una gran cantidad de sensores y actuadores que contribuyen al correcto funcionamiento del motor y afectan a la seguridad en la conducción. En cada revisión de mantenimiento, hay que prestar atención a su estado.

Sistemas de dirección: Son varios los elementos que repercuten en el correcto funcionamiento del sistema de dirección, como los amortiguadores o los neumáticos, por eso las revisiones deben ser periódicas.

Frenos de tambor: La duración media de un kit de freno trasero es de 80.000 kilómetros (y se recomienda una revisión cada 30.000 kilómetros en un taller de confianza).

Kit de distribución: Según los fabricantes, la tasa de cambio de la correa de distribución (y el resto de elementos con los que se interrelaciona) es muy variable en función del vehículo, pero de media se recomienda una sustitución entre los 100.000 y los 120.000 kilómetros.