La demanda de lubricantes de automoción se frena

279

La demanda de lubricantes de automoción permaneció estable, según se desprende de los datos de la “Memoria de Actividades 2017”, elaborada por la Asociación Española de Lubricantes (ASELUBE). En el conjunto del año las ventas de aceites para motor ascendieron a 149.700 millones de toneladas, frente a las 149.600 toneladas registradas en 2016, y representan un 42,8% del mercado total de lubricantes, que se situó el pasado año en las 349.900 toneladas, un 5,2% más que en el ejercicio precedente.

No obstante, hay que precisar que estos datos se refieren exclusivamente a las ventas de las compañías pertenecientes a ASELUBE. Dado que la asociación estima que su peso en el mercado de lubricantes a automoción es de casi el 79%, el total del mercado se situaría en torno a las 189.500 toneladas en este segmento. Para ilustrar mejor el dato, este consumo se situaría ligeramente por encima de las estimaciones de este mercado al cierre de 2011.

Volviendo a los datos de ASELUBE, por categorías, las ventas de lubricantes para turismos y motos, alcanzaron las 85.500 toneladas, un 0,3% por encima de la cifra de 2016. Por su parte, el consumo de lubricantes para transporte y resto cayó un 1,3% el pasado año, con 44.000 toneladas. Por último, las ventas de aceites para engranajes y transmisiones de automoción crecieron un 1,7%, con un total de 20.200 toneladas puestas en el mercado.

Las buenas perspectivas que se tenían en el arranque del año —con las ventas de lubricantes de automoción creciendo un 6,4%— finalmente no se cumplieron. La demanda se frenó en el segundo trimestre (+0,5%), para caer un 4,7% en el periodo julio-septiembre, rompiendo una racha de diez trimestres consecutivos de incremento continuado. El último trimestre de 2017 se cerró con una nueva caída, en este caso del 2%.

“El año 2017 en España para el sector representa­do en ASELUBE se preveía como de consolidación del crecimiento moderado pero continuado en las ventas. No ha sido así. Si bien se comenzó con muy buenos números la evolución se ha mostrado negativa y muy disruptiva en el último semestre, acabando el año prácticamente en situación pla­na para los ámbitos de automoción e industria. Tan sólo es destacable el comportamiento de aceites de proceso, de marina y aviación y de las grasas que han vuelto a sendas positivas, si bien las cifras todavía se sitúan muy por debajo de los niveles alcanzados en 2007”, comenta la asociación en su memoria.

El arranque del año no ha sido muy esperanzador: las ventas de lubricantes de automoción se sitúan en 37.000 toneladas en el primer trimestre, lo que significa un retroceso del 1,9% con respecto al mismo periodo de 2107. Ya son tres trimestres consecutivos de caída.

Por su parte, el global del mercado español de lubricantes asciende a 88.000 toneladas, seis décimas menos que en los tres primeros meses del pasado año.