Bosch presenta el sensor de presión de neumáticos universal QUICK FIT

78

Con ocasión de su participación en Automechanika 2022, Bosch ha presentado el nuevo sensor de presión de neumáticos universal QUICK FIT. La gama QUICK FIT de Bosch permite cubrir más del 90% de los vehículos del parque europeo con solo un sensor y cuatro variantes de válvulas disponibles en el mercado.

Bosch QUICK FIT

Con QUICK FIT de Bosch mayoristas y talleres ahora pueden cubrir una gran parte del mercado de vehículos al almacenar solo cuatro referencias. Esto reduce el esfuerzo y los gastos de almacenamiento y también aumenta la disponibilidad. Desde 2014, todos los vehículos recién matriculados en la UE deben estar equipados con un sistema de control de la presión de los neumáticos (TPMS). Si es necesario reemplazar los sensores defectuosos, los talleres a menudo tienen que identificar los sensores específicos del vehículo y pedirlos por separado.

Los sensores están disponibles en varios diseños y tamaños de válvula, y en variantes de caucho y acero. Esto los hace compatibles con todos los tipos de ruedas y neumáticos comunes. Bosch utiliza extensas pruebas funcionales y de calidad para garantizar que los sensores QUICK FIT cumplan con los mismos estándares que las piezas originales.

Nueva herramienta de programación TPA 300

BOSCH TPA 300Paralelamente, Bosch ha desarrollado el dispositivo TPA 300, una nueva herramienta de programación. En combinación con los sensores QUICK FIT, los sensores universales de presión de los neumáticos de otros 20 fabricantes de automóviles se pueden programar con el TPA 300, lo que aumenta la cobertura de vehículos en la UE hasta más del 95%.

Aunque los sensores QUICK FIT en principio se pueden poner en funcionamiento con cualquier herramienta de programación común, Bosch recomienda su TPA 300 para la programación. La nueva herramienta de programación se desarrolló específicamente para la configuración rápida y sencilla de los sensores TPMS universales. Los operarios del taller pueden leer y verificar los datos TPMS transmitidos de forma inalámbrica en la pantalla a color de 2,8 pulgadas del TPA 300. Paso a paso, el dispositivo los guía a través del proceso de aprendizaje del vehículo para los sensores.

El precio de compra del TPA 300 también incluye actualizaciones de software gratuitas para las funciones del dispositivo y los vehículos y sensores cubiertos durante los primeros tres años posteriores a la compra. Esto facilita que los talleres estén permanentemente actualizados. Se comercializa junto con un cable de carga, un cable USB-B, instrucciones breves, un manual de usuario y un práctico maletín de transporte. Un módulo OBD-II también está disponible como opción.