TNU pone en valor la pirólisis como ‘solución verde’ para recuperar el negro de carbón y “el futuro sostenible del neumático fuera de uso”

203

Tratamiento Neumáticos Usados, S.L. (TNU), sociedad sin ánimo de lucro y Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) en el que se agrupan las principales empresas de reciclaje de neumáticos fuera de uso (NFU), productores de neumáticos nuevos y renovados, empresas gestoras de NFU, importadores y distribuidores de neumáticos, etc, apuesta y pone en valor la pirólisis como ‘solución verde’ para recuperar el negro de carbón y “el futuro sostenible del neumático fuera de uso”, tras estar presente, junto a Greenval Technologies, en la reciente ‘Recovered Carbon Black Conference 2023’, celebrada en Barcelona.

 

Los técnicos de TNU explican al respecto que “este evento anual ha servido como punto de encuentro para innovadores, expertos y líderes de la industria, quienes han explorado los avances más recientes en el ámbito del negro de carbón recuperado. En esta edición, el enfoque principal se ha puesto en el negro de carbón recuperado a partir de neumáticos usados mediante el proceso de la Pirólisis, atrayendo a expertos, profesionales del sector y empresas interesadas. TNU está apostando fuertemente por este proceso como una solución para valorizar y reciclar las miles de toneladas de neumáticos que se generan anualmente en España”.

 

TNU: el negro de carbón y su importancia en la fabricación de neumáticos 

 

TNU pirólisisA rueda de ello, los especialistas de TNU aleccionan que “el Negro de Carbón, conocido en inglés como ‘Carbon Black’, es esencial en la fabricación de neumáticos (un 22% de su composición) y se obtiene tradicionalmente de materias primas fósiles. Se compone de partículas de carbono altamente refinadas y se utiliza principalmente para fortalecer el caucho del neumático, lo que mejora su vulcanización y aumenta su resistencia a la tracción, torsión y desgaste. También actúa como pigmento, así como estabilizador de rayos ultravioleta, lo que da como resultado el característico color negro de los neumáticos”.

 

 

TNU apuesta por la Pirólisis “como solución a la escasez del negro de carbón y como alternativa sostenible para reciclar y valorizar los neumáticos fuera de uso”

 

Asimismo, argumentan que “aunque la mayoría de los proveedores europeos de Negro Carbón se encuentran en Ucrania y Rusia, lo que dificulta su distribución debido a la guerra que los enfrenta y a la intención de la CE de bloquear su importación desde Rusia, se puede recuperar Negro Carbón a partir del reciclado de neumáticos usados mediante la Pirólisis. Este proceso puede resolver también el problema de los miles de toneladas de neumáticos desechados anualmente en España (295.000 el año pasado) y al aumento del precio del Negro Carbón, debido a este conflicto internacional. Además, en respuesta a la propuesta de la Comisión Europea de prohibir el uso de gránulos derivados del reciclaje de neumáticos en césped artificial, con el objetivo de reducir las emisiones de microplásticos, la Pirólisis emerge como la alternativa más viable para reciclar y valorizar los neumáticos fuera de uso”.

 

 

TNU: “La Pirólisis de neumáticos usados es una fuente de energía limpia con menor emisión de CO2”.

 

La Pirólisis de neumáticos usados, como explican los especialistas de TNU, “es un proceso de tratamiento térmico sin oxígeno que descompone el caucho en valiosos recursos. Este proceso genera un 85% menos de CO2 que otros métodos de reciclaje, lo que lo convierte en una fuente de energía limpia. Por cada 10.000 toneladas de neumáticos reciclados mediante Pirólisis, se obtienen diferentes recursos:

  • 43% (4.300 toneladas) de aceite pirolítico, que se utiliza como combustible o para la producción de energía eléctrica o térmica.
  • 41% (4.100 toneladas) de negro de carbón, utilizado en la fabricación de diversos productos petroquímicos.
  • 15%-16% (1.500/1.600 toneladas) de gas de proceso, una fuente de energía limpia que se reutiliza para autoabastecer la misma planta pirolítica”.

 

Así, TNU subraya que “la valorización energética a través de la Pirólisis contribuye a los objetivos de la Unión Europea para 2030 de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar el uso de energías renovables. Este proceso avanza hacia una economía circular de bajo consumo de carbono, promoviendo la sostenibilidad y la eficiencia en el tratamiento de los neumáticos fuera de uso”.

 

Colaboración entre TNU y Greenval Technologies

 

Hay que recordar, como avanzó ‘Europneus’ el 22 de febrero de 2022, que en España, TNU firmó un convenio con la empresa Greenval Technologies para transformar vía pirolisis 40.000 toneladas de neumáticos usados al año. “TNU (Tratamiento de Neumáticos Usados) y Greenval Technologies, empresa aragonesa pionera en la valorización y recuperación de residuos a través de la Pirólisis de neumáticos fuera de uso con tecnología propia codesarrollada con el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) han firmado un convenio para colaborar en el desarrollo de plantas pirolíticas industriales. TNU proveerá de materia prima, específicamente chips de neumáticos fuera de uso, a las plantas de Pirólisis de Greenval Technologies”, recuerda ahora TNU.

 

Y concluye resaltando que “este acuerdo forma parte del plan de inversión de Greenval para construir cuatro plantas pirolíticas en diferentes comunidades autónomas de España. Estas plantas serían las primeras de su tipo en el país y situarían a España a la vanguardia europea en el número de plantas de Pirólisis de NFU. Se espera que estén ubicadas estratégicamente cerca de las instalaciones de tratamiento y reciclaje de neumáticos, optimizando los recursos y promoviendo la economía circular. Cada planta tendría una capacidad de tratamiento de 10.000 toneladas de chips de neumáticos fuera de uso al año, con un diseño modular y una inversión total de 12 millones de euros por planta”.