Componentes Filtro Aceite

PUBLICIDAD

¿Cuáles son los diez componentes que se cambian con mayor frecuencia en un taller mecánico? La red SPG Talleres recoge en su web un ranking con los diez recambios más sustituidos en las operaciones de reparación y mantenimiento de vehículos. Un dato: los neumáticos no están entre ellos.

1. El filtro del aceite.— ¡Un clásico! Se recomienda cambiarlo cada 10.000 kilómetros, aunque es aconsejable revisarlo antes. Es el componente que más se cambia en un taller.

2. Aceite.— El cambio de aceite figura en segunda posición en las operaciones de mantenimiento. Desde SPG Talleres recuerdan que, por norma general, se recomienda hacerlo cada 15.000-30.000 kilómetros, si bien recuerdan que es conveniente seguir las indicaciones del fabricante que pueden variar dependiendo de la marca, el modelo o el tipo de combustible. En caso de duda, tu mecánico te puede orientar a la perfección.

3. Filtro de habitáculo.— Al evitar la entrada de polen —y también de polvo y otros sólidos que se producen en la combustión—, se colmata y se obtura, de ahí que sea una de las piezas de mayor rotación en los talleres mecánicos. “Es conveniente tener anotado cuándo ha sido la última vez que lo hemos revisado o que nuestro mecánico habitual lleve el control de ello, ya que si este filtro se satura de partículas, puede provocar el fallo del motor”, explican desde la red. Por ello, recuerdan que realizar las revisiones pertinentes en un taller de confianza evita averías mayores.

4. Filtro de aire.— La acumulación y depósito de sustancias en este filtro pueden acabar por obturarlo, de ahí que sea una de las piezas más susceptibles de ser sustituidas.

5. Líquido lavaparabrisas.— presentan grietas y/o roturas para sustituirlos. Como recuerdan desde la red, un limpiaparabrisas en mal estado no solo no seca la luna, sino que además puede contribuir a extender la suciedad por el parabrisas dificultando la visibilidad.

6. El filtro de combustible.— “Este componente evita que las impurezas del combustible lleguen al motor y busca garantizar el buen funcionamiento del sistema de inyección y el circuito de alimentación. Hay que revisarlo frecuentemente y verificar que no se encuentra obstruido, ya que en caso contrario el motor no nos respondería adecuadamente”, recomiendan desde SPG Talleres.

7. Pastillas de freno.— Se cuela en el Top 10 uno de los componentes del llamado Triángulo de la Seguridad. “Si oyes algún ruido extraño o notas que la frenada no es la adecuada, no dudes en visitar el taller y que verifiquen que están en correcto estado, sin medias tintas ni prórrogas: tu seguridad y la de toda tu familia están en juego”, aconsejan desde la red a sus clientes.

8. El anticongelante.— Desde SPG recuerdan que el líquido anticongelante es el fluido encargado de regular la temperatura del motor, ya sea evitando que se congele en condiciones gélidas o que se sobrecaliente con las altas temperaturas que, haga calor o no, siempre se producen en el interior del coche.

9. Relleno de niveles.— Muchos automovilistas lo hacen por su cuenta. No obstante, la red aconseja que el rellenado de niveles de lubricante y anticongelante se realice en el taller de la mano de un experto para acertar en las cantidades, con las especificaciones, hacerlo de una manera correcta, saber cuándo toda una nueva puesta a punto… De este modo se garantiza el cuidado del vehículo.

10. Líquido de frenos.— El líquido de frenos se debe cambiar cada 30.000-40.000 kilómetros o cada dos años. Fluye por el sistema hidráulico para refrigerar el vehículo y asegurar el funcionamiento de los frenos. Su posición en el ranking de los más sustituidos —recuerda SPG Talleres—, no es acorde a su importancia, como ocurre con los amortiguadores o neumáticos, dos componentes esenciales para la seguridad que, sin embargo, están fuera de este top 10 de operaciones en los talleres mecánicos.