339
5166a_victor_rivera2
Cerca de 5.000 talleres de reparación y mantenimiento de vehículos españoles se han sumado al escrito en el que la Federación Española de Empresarios profesionales de Automoción (CONEPA), reclamaba al Gobierno español y a las autoridades europeas un marco jurídico en el que haya espacio para las PYMEs.

La petición fue realizada la semana pasada mediante escrito a la Secretaría de Estado del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, al Presidente del Parlamento Europeo y a la Dirección General de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes de la Comisión Europea, además de a otros organismos consultivos de las citadas instituciones. En el mismo se solicitaba que se tuvieran en cuenta a las micropymes y pymes que compiten en el mercado de servicios de posventa en la redacción final del proyecto de Reglamento COM(2016)31, que regulará el sector del automóvil a partir de 2020.

El texto recoge nuevas normas para la homologación de tipo de los automóviles y el control de su cumplimiento durante la vida útil de los vehículos, pero también incluye referencias a la reparación y el mantenimiento de los mismos, especialmente en lo relativo al acceso a la información técnica y a los sistemas de diagnosis necesarios para atender las necesidades del parque durante su vida útil. En un momento de grandes cambios tecnológicos en el automóvil (energías propulsoras limpias, sistemas de ayuda a la conducción, vehículo conectado y vehículo autónomo), los talleres piden un marco jurídico adecuado y no discriminatorio que permita tanto la supervivencia de sus empresas, como el mantenimiento de un mercado competitivo en beneficio de los usuarios de automóviles europeos.

“Somos conscientes del importante esfuerzo inversor, tanto en formación como en equipamiento, de las empresas para dar servicio a los vehículos modernos. También lo somos de la necesidad de adaptarnos a un entorno cambiante en cuanto a fórmulas de movilidad y de relación con el cliente en el mundo de la conectividad. No es una tarea fácil para nadie. Por eso, pedimos a las instituciones competentes que, por lo menos, nos ayuden con unas reglas de juego claras, que no supongan trabas para el acceso a la información técnica de los vehículos, que podamos contar con equipos de diagnosis multimarca y con sistemas estandarizados y normalizados que permitan la conexión de los dispositivos que intervienen en los procesos de reparación y mantenimiento de vehículos”, declara Víctor Rivera, secretario general de CONEPA.

Para el portavoz de CONEPA, los consumidores europeos serán los principales beneficiados en un entorno que siga apostando por la libertad de mercado en el sector de la posventa: “Las normas reguladoras del sector desde comienzos del siglo XXI (Reglamentos 1400/2002 y 461/2010, y normas anticontaminación EURO) han contribuido siempre a estimular la competencia para que nuestros servicios a los automovilistas europeos sean mejores y más asequibles. Queremos continuar en esa vía, que sea el mercado quien ponga a cada uno en su lugar y no unas normas restrictivas que nos impidan contar con las herramientas necesarias para realizar nuestro trabajo y puedan dar lugar a que el mercado posventa quede en manos de unas pocas y grandes empresas”, señala.

Durante el proceso de negociación del reglamento, que ha durado casi dos años, CONEPA, tanto directamente como a través de AFCAR España y AFCAR Europe, ha trabajado activamente en la defensa de los talleres. Aunque, como señala la asociación, en el proceso se han introducido en el texto numerosas consideraciones favorables a garantizar un marco jurídico de libre mercado, CONEPA ha realizado esta última acción de recogida de adhesiones como una manera de que los grandes temas recogidos en el Reglamento —homologaciones y control del cumplimiento de las mismas durante la vida del vehículo—no hagan olvidar las referencias a los servicios posventa de los talleres en las votaciones finales del Europarlamento y el Consejo.

El sector de talleres de mantenimiento y reparación de automóviles está integrado por 45.000 puntos de servicio y da empleo a casi 150.000 personas en España.