GANVAM se reivindica como la voz más plural y numerosa de la distribución del automóvil

147

El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM), Lorenzo Vidal de la Peña, afirmó, que la distribución de automóviles no puede estar huérfana de representación ante las administraciones públicas. Vidal de la Peña, que hizo estas declaraciones en el transcurso de la 39ª reunión “Motor y Prensa”, que tuvo lugar el pasado 12 de diciembre, en Madrid, reivindicó el papel de GANVAM, asociación a la que definió como “una patronal fuerte que es la voz más plural y numerosa de sector de la venta y reparación”.

Vidal de la Peña señaló que el sector de la automoción no puede estar representado ante los poderes públicos sólo por una parte pues hasta ahora la cara más visible, por su peso industrial, han sido los fabricantes, cuando la automoción tiene dos brazos perfectamente articulados y representados: la fabricación y la distribución. “Somos la asociación más plural y también la más numerosa. En GANVAM estamos todos: los turismos, el vehículo industrial, el vehículo de ocasión, el rent-a-car, las redes oficiales y los talleres independientes…”, afirmó.

En su intervención criticó, además, a quienes han querido encasillar a GANVAM como la patronal del VO: “El VO cabe en GANVAM, pero no todo GANVAM cabe en la etiqueta del VO”, sentenció. En este sentido, el presidente de GANVAM señaló que en esa pluralidad radica la fuerza de la asociación como interlocutor fuerte y válido ante la Administración y reclamó la unidad de acción de las distintas patronales del motor para tener más eficacia en sus demandas ante los poderes públicos: “Ese espíritu de unidad tiene que estar más vivo que nunca”, dijo.

Lorenzo Vidal de la Peña defendió que solo con una unión de este calibre, donde la Administración escuche el todo y no cada pequeña parte, será posible que vendedores y talleres puedan hacer frente al cambio de modelo de negocio que exige el contexto actual, donde la tecnología se impone transformando exponencialmente no sólo la forma de usar el coche, sino de comprarlo y venderlo. “La digitalización cambiará todo: la forma de usar los vehículos, pero también de venderlos y de repararlos. Quien no se adapte, quedará fuera”.

Sobre el reto del vehículo conectado, el presidente de GANVAM también pidió reconducir las relaciones con los fabricantes porque si bien los coches son de ellos, los clientes y sus datos pertenecen a la distribución. Y por tanto, vendedores y talleres no puede quedarse al margen del desarrollo de los nuevos servicios que se deriven de la conectividad y que serán la base para captar y fidelizar al cliente 4.0.

En su hoja de ruta, Vidal de la Peña no quiso olvidar algunas de las asignaturas pendientes orientadas a revitalizar al sector como son una reforma fiscal que ayude a corregir la baja rentabilidad de sus pymes, la lucha contra el intrusismo y la competencia desleal que genera la venta y reparación ilegal o la urgente renovación del parque automovilístico a través del rediseño de los tradicionales planes de achatarramiento. “Es evidente que el PIVE no ha funcionado demasiado bien, si en ocho ediciones no ha conseguido su objetivo de rejuvenecer el parque”, concluyó.