ZF Aftermarket potencia su programa de frenado de TRW para vehículos eléctricos

136

ZF Aftermarket potencia el programa de frenado de TRW para vehículos eléctricos con la incorporación de nuevos productos de calidad OE. La ampliación incluye cilindros de freno maestros, cilindros de freno de rueda y pinzas de freno, que ya están disponibles para muchos modelos de automóviles eléctricos.

Entre las novedades del programa de frenado de TRW para vehículos eléctricos anunciadas por ZF figura el cilindro maestro de freno. En concreto, está disponible para los modelos basados en el Modular Electric Toolkit (MEB) de Volkswagen (VW ID.3, ID.4, ID.5, Audi Q4 e-tron y e-tron Sportback, Skoda Enyaq y Cupra Born). El cilindro de freno maestro funciona perfectamente con el servofreno electrónico de TRW (EBB, Electronic Brake Booster).

Otra adición al programa de TRW son los cilindros de freno de rueda, que la empresa ofrece para numerosos modelos con frenos de tambor. Las últimas incorporaciones para vehículos eléctricos son para modelos como el Opel Rocks-E, el Renault Zoe y el Twingo III, el Skoda E-Citigo, el VW E-Up, el Peugeot 208 II, así como el Smart Fourtwo y el Forfour. En total, la marca TRW cubre casi toda la flota de vehículos europeos con más de 600 referencias. Los cilindros de freno de rueda TRW están disponibles en versiones de hierro fundido y aluminio y se fabrican de acuerdo con las especificaciones de los equipos originales.

La gama TRW de piezas hidráulicas para el sistema de frenos se completa con una amplia gama de pinzas de freno. Entre las nuevas incorporaciones se encuentran las de coches eléctricos como el Audi e-tron, el BMW i3 y el iX3, así como numerosos modelos del Grupo Stellantis, como las furgonetas y los familiares de techo alto de Citroën y Peugeot, los coches pequeños Opel Corsa E y Peugeot E-2008 y el Citroën ë-C4. También hay modelos eléctricos de Ford, Fiat e Iveco.

 

Consejos de reparación de ZF Aftermarket y TRW

“El freno es el sistema de seguridad más importante de un coche. Esto significa que los talleres no deben comprometer la calidad de las piezas al reparar el sistema de frenos. Especialmente en los coches eléctricos, porque su sistema de frenos ha sido diseñado por el fabricante para las especiales condiciones de funcionamiento de los vehículos eléctricos. El sistema de frenos hidráulicos debe ser especialmente sensible para que el conductor no sienta la transición entre el frenado eléctrico (recuperación) y el hidráulico. Y debe ser capaz de hacer frente a períodos prolongados de inactividad, ya que solo se utiliza el frenado eléctrico durante una desaceleración moderada”, explica la compañía.

ZF Aftermarket recomienda que los talleres siempre reemplacen los latiguillos de freno cuando reemplacen las pinzas de freno. Según la experiencia de los expertos de ZF, a menudo no se presta la misma atención a estos importantes componentes que a las piezas de desgaste, las pastillas de freno y los discos. Sobre este punto la compañía explica que los nuevos latiguillos de freno aseguran el caudal volumétrico de líquido de frenos especificado por el fabricante del automóvil. Además, garantizan la presión de frenado ideal, evitan que las piezas de repuesto recién instaladas se contaminen con los restos de los latiguillos viejos y hacen que el sistema de frenos esté en un estado uniforme y óptimo. “Los latiguillos de freno TRW están disponibles para prácticamente todos los vehículos del mercado europeo, lo que, junto con su gama de pastillas de freno, zapatas, discos y líquido de frenos, convierte a la marca en un proveedor completo para el sistema de frenos”, subrayan desde ZF Aftermarket.