Olipes, a la vanguardia del I+D en las grasas sustitutas de los espesantes de litio

387

Con el incremento de la electrificación en el mundo del automóvil, la demanda de litio se ha disparado. Tanto es así que en 2030 se espera que el mercado global de baterías haya aumentado 14 veces su volumen con respecto al actual, siendo estimada una demanda de 1,8 millones de toneladas de litio para entonces, según la consultora alemana Statista. Para competir en este segmento en crecimiento del mercado, Olipes cuenta con una amplia cantidad de formulaciones de grasas.

Olipes grasas litio

Según S&P Global, los precios del carbonato de litio transportado por mar han aumentado un 437% desde el inicio de 2021 (a casi 40.000 euros por tonelada) y los del hidróxido de litio lo han hecho un 254%, superando los 90.000 euros por tonelada. Se espera que esta tensión en el mercado continúe. Entidades como Credit Suisse aseguran que la demanda de litio podría triplicarse para 2025 y que la oferta se estiraría para satisfacer esa demanda, aunque serán necesarios precios más altos para incentivar la respuesta de la oferta requerida.

El litio no solo está presente en las baterías de los coches eléctricos actuales. También es un componente fundamental en la fabricación del espesante de las grasas de litio y complejas de litio, que hoy en día acaparan cerca del 70% del mercado de las grasas a nivel mundial.

Soluciones alternativas al litio en la fabricación de grasas

Teniendo en cuenta que el tamaño del mercado de grasas lubricantes basadas en litio superará los 2.400 millones de dólares para 2027, los fabricantes están buscando alternativas a esta sustancia tan preciada y cuyo precio no deja de crecer.

“La rápida subida del litio está provocando que los fabricantes busquen soluciones alternativas, refugiándose en las grasas Complejas de Sulfonato de Calcio (CAS), de mayores prestaciones y, a los precios actuales del litio, de menor coste. Pero no es oro todo lo que reluce: estas grasas tienen un elevado contenido en espesante (el sulfonato de calcio) en comparación con las grasas de litio y las complejas de litio, lo que hace que no sean válidas para todas las aplicaciones y que el ahorro no sea tan elevado como se podía prever”, explica Fernando Díaz, codirector general ejecutivo de la compañía.

Tras una década de investigación y desarrollo en este terreno, Olipes ha desarrollado una gama completa de nuevas grasas sustitutas de las grasas de litio y complejas de litio. Éstas están basadas en complejas combinaciones de sulfonatos que, sumadas a su tecnología propia de fabricación, le permiten ofrecer al mercado nuevas grasas de polisulfonatos con unas prestaciones muy superiores a las grasas de litio y complejas de litio. Y todo ello sin incurrir en el problema del elevado contenido en espesante de las grasas Complejas de Sulfonato de Calcio (CAS) tradicionales. De esta manera, además, Olipes consigue reducir el coste, a la vez que amplía su espectro de uso y sus prestaciones.

Otros tipos de grasas lubricantes

Asimismo, Olipes fabrica el resto de las gamas de grasas que componen el portfolio completo de la marca, incluidas las complejas de aluminio, las complejas de bario e, incluso, las de poliurea, siendo estas últimas su incorporación más reciente, combinadas con todo tipo de aceites y aditivos, para trabajar en todo tipo de condiciones ambientales y de operación.

“Olipes puede presumir de ofrecer cerca de 100 formulaciones diferentes de grasas en stock y más de 1.000 formulaciones a la medida de las necesidades de cada cliente y mercado. De hecho, llevamos una década de ventaja en I+D a la mayoría de los fabricantes, lo que nos hace extremadamente competitivos”, asegura Fernando Díaz.