MANN+HUMMEL y Audi desarrollan un filtro de micropartículas para vehículos eléctricos

116

MANN+HUMMEL y Audi han desarrollado un nuevo filtro para vehículos eléctricos, que absorbe las partículas en suspensión durante la recarga y la conducción. Hasta ahora el filtro, fruto de un proyecto piloto, se ha utilizado en una flota de vehículos Audi e-tron.

El filtro desarrollado por MANN+HUMMEL y Audi es de fácil sustitución y en su fabricación se han utilizado un 15% de materiales reciclados y todo el sistema es reciclable en un 60%.

MANN+HUMMEL y AUDI

Independientemente del sistema de propulsión de un vehículo, el 85% de las partículas finas del tráfico vial se deben a la abrasión de los frenos, los neumáticos o la carretera. El tamaño de este tipo de partículas ultrafinas, por debajo de las 10 micras, hace que permanezcan suspendidas en el aire durante mucho tiempo. Esto facilita su inhalación y paso al torrente sanguíneo con el consiguiente riesgo de enfermedades para el ser humano.

El año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó reducir considerablemente el límite de estas partículas. Pero, según los expertos, sería imposible cumplir estos nuevos valores en muchas zonas urbanas de Alemania.

El devorador de partículas

En agosto de 2017, MANN+HUMMEL presentaba su proyecto “Der Feinstaubfresser”, (“el devorador de partículas”). El proyecto consiste en la instalación en el techo de un vehículo de un sistema de filtrado que recogía, mientras circulaba, las partículas ultrafinas en suspensión contenidas en el aire.

La evolución de aquel proyecto se ha traducido en el desarrollo con Audi de un filtro que se sitúa en la zona frontal del vehículo y que puede atrapar las partículas del entorno, de forma similar a los sistemas fijos que ya se utilizan en algunas ciudades. De este modo, filtrando las partículas que generan otros coches, los eléctricos también serían capaces de compensar su propia emisión de partículas.

Filtrado pasivo durante la conducción, activo durante la carga

Hasta ahora, el filtro se ha utilizado en una flota de vehículos Audi e-tron. El filtro se integra fácilmente en la entrada del flujo de aire del vehículo controlada mediante una rejilla, aprovechando, durante la circulación, la ventilación pasiva sobre el radiador, o en parado durante la recarga, mediante la ventilación activa de un ventilador, funcionando en ambos casos de modo similar a una aspiradora: el polvo se queda atrapado en el filtro y el aire limpio puede seguir fluyendo a través de él.

Esto resulta ideal para su aplicación en entornos urbanos, donde la contaminación por micropartículas es mucho mayor que en las zonas rurales.

Eficacia demostrada mediante pruebas de resistencia

Las evaluaciones realizadas en los vehículos de prueba no sólo sirvieron para analizar la eficacia de los filtros, sino también para determinar si la tecnología afecta al uso general del vehículo. Tras más de 50.000 kilómetros de ensayos de resistencia en el Audi e-Tron quedó demostrado que los filtros no tienen ningún efecto negativo en el funcionamiento del vehículo eléctrico, incluso en los días calurosos de verano o durante la carga rápida.

Durante los ensayos realizados en una zona de alta contaminación como el cinturón de Stuttgart, el sistema de filtrado se ha demostrado capaz de acumular 14,9 kilogramos equivalentes al de todas las partículas generadas por el propio vehículo. En ciudades más contaminadas, podría ser capaz de llegar a absorber el volumen de partículas generado por tres vehículos.

Para que el sistema sea aún más eficiente, ambas compañías están trabajando para conectarlo con los sensores ya existentes, como las estaciones meteorológicas. Además, está previsto desarrollar una lógica de visualización en el vehículo que permita a los pasajeros determinar cuándo está activo el sistema y la cantidad de polvo acumulado.