PUBLICIDAD

MANN+HUMMEL ha emitido un comunicado en el que explica por qué es imprescindible un buen mantenimiento de los filtros de habitáculo en verano. En el mismo, el fabricante recomienda a talleres y distribuidores informar a sus clientes de que tienen que revisar el rendimiento de sus filtros de habitáculo antes de salir de vacaciones.

“Un filtro de habitáculo  tiene que rendir al más alto nivel durante los meses de verano para garantizar una buena visibilidad y una atmósfera saludable para todos los pasajeros”, aconseja Antonio Martínez, Responsable Técnico de MANN+HUMMEL. Para conseguirlo, el filtro de habitáculo se debe reemplazar cada 15.000 kilómetros o una vez al año; sin embargo, las estadísticas afirman que los conductores suelen cambian sus filtros de habitáculo cada seis años.

Durante los meses de verano los vehículos no solo se exponen a muchos kilómetros, sino también a otros condicionantes como son las altas temperaturas, el polvo, el polen… Estas partículas, junto con la contaminación del aire provocada por el hollín y la abrasión de los neumáticos, contribuyen a obstruir el filtro de habitáculo del automóvil e impiden a este garantizar un aire limpio en el interior del mismo.

Las mediciones llevadas a cabo desde MANN+HUMMEL han revelado que, sin un filtro de habitáculo en pleno rendimiento, los ocupantes del vehículo están expuestos a una concentración significativamente mayor de contaminantes que los peatones. Esto supone un grave problema para los niños y personas alérgicas que van en el automóvil.

Funcionamiento de los filtros de habitáculo

El sistema de ventilación de un coche aspira el aire del exterior que está contaminado con partículas y gases nocivos, al igual que hace un aspirador. Este filtro puede llegar a ingresar al interior del vehículo hasta 540.000 litros por hora de aire. “Los filtros de habitáculo MANN-FILTER aseguran un aire limpio en el interior del vehículo, limpian el aire exterior aspirado y eliminan casi el 100% de las partículas dañinas”, comentan desde la firma.

Con el paso de los meses y las inclemencias del tiempo, el núcleo del medio filtrante se va obstruyendo gradualmente, lo que puede reducir la capacidad del filtro hasta en un 70%. “Un filtro obstruido y un flujo de aire deficiente pueden tener un impacto en la seguridad vial del vehículo y el riesgo de accidente aumenta considerablemente”, concluyen desde la compañía líder en filtración.