MANN+HUMMEL explica las diferencias entre un filtro de calidad vs filtro de baja calidad

212

Emulando el juego de hallar ‘las siete diferencias’, MANN+HUMMEL ha editado una infografía en la que muestra de forma clara las diferencias entre usar un filtro de combustible de calidad frente a opciones de baja calidad. Para ello, los especialistas de la compañía han analizado en su laboratorio de pruebas dos filtros de gasolina que llevan muchos años utilizándose en vehículos y para los que claramente se ha superado el intervalo de tiempo de servicio especificado.

El primero que se muestra en la imagen es un filtro de calidad nuevo. Los dos siguientes son filtros de combustible en línea usados más tiempo del debido: uno es un filtro de calidad OEM y el otro es una variante de baja calidad.

 

filtro de calidad vs filtro low cost

Los especialistas abrieron primero las carcasas de aluminio de los dos filtros usados para obtener una vista del interior, retirando la tapa superior con la precaución de no contaminar el interior con virutas del mecanizado.

El filtro OEM parece visiblemente cargado, reconocible por el color oscuro de la celulosa del filtro. La cubierta está impecablemente limpia, y la junta tórica conserva su elasticidad a pesar de sus muchos años de uso. “Se trata de un filtro de alta calidad. El cartucho no presenta deformaciones, ni pliegues apelmazados y el color uniformemente oscuro indica claramente que, durante todo el periodo de servicio, la función de filtración en profundidad se ha realizado correctamente al repartir uniformemente la suciedad por toda la superficie filtrante, evitando, de este modo, un aumento de la resistencia al paso de fluido que hubiese provocado la deformación del cartucho”. Pero advierte que “sin embargo, ni el conductor ni el taller pueden ver a simple vista estas características, es por esto, por lo que se hace necesario respetar los periodos de mantenimiento indicados para cada vehículo”, explica Jörg Schömmel, director senior de Producto de MANN-FILTER.

Superar estos periodos, por ejemplo, para el filtro inspeccionado, que era de cuatro años, “podría ocasionar un mayor consumo de combustible y de las emisiones contaminantes, un mayor desgaste y una menor vida útil del motor y del sistema de inyección, pudiendo llegar a la rotura de elementos tan delicados en el circuito como son los inyectores”, advierte el experto de MANN-FILTER.

Cómo influye la calidad en la vida útil del filtro

La calidad, la estructura y la cantidad de los materiales utilizados son esenciales para una larga vida útil. La adecuada estabilización del medio filtrante garantiza una distancia uniforme y estable entre los pliegues, lo que ofrece el máximo rendimiento de filtración. Esto también evita lo que se conoce como ’empaquetado’, cuando los pliegues de papel se pliegan formando un bloque, lo que reduce la superficie útil del filtro.

Las tapas y juntas de estanqueidad también desempeñan un papel importante: los materiales adecuados para resistir las temperaturas y presiones de cada motor son necesarios para impedir el paso de combustible sin filtrar a la parte limpia del filtro. Por supuesto, el material resistente a la presión y de alta calidad de las carcasas de los filtros también garantiza un alto nivel de fiabilidad operativa a largo plazo.

Análisis del impacto en el filtro de baja calidad: consecuencias para nuestro vehículo

Tras retirar la cubierta de la carcasa del filtro de baja calidad usado, se evidencia que el cartucho ha colapsado deformando las tapas y, por tanto, perdiendo la estanqueidad entre la zona sucia y la zona limpia.

“Lo que vemos aquí es, por supuesto, el peor de los casos: el cartucho se ha deformado completamente, suministrando combustible sin filtrar al motor. También podemos observar, en comparación directa con el filtro OEM, que la junta tórica está completamente endurecida y, por tanto, ya no tiene ninguna función de sellado. El interior del filtro debe contener únicamente combustible limpio, pero en este caso existe un nivel de contaminación importante. A simple vista pueden verse áreas no contaminadas en el medio filtrante, lo que me hace temer que este filtro ha empezado a fallar en una etapa temprana. Si el filtro hubiera funcionado correctamente, la suciedad debería estar distribuida de forma uniforme, indicando que la filtración utiliza todo el medio filtrante”, explica Frank Bartel, jefe de Producto de Filtros de Combustible de MANN-FILTER.

La importancia de respetar los intervalos de sustitución

Estos filtros se han utilizado en vehículos y hacen gala de una larga vida útil. Bartel señala la rentabilidad de sustituir los filtros: Si el filtro de combustible no se sustituye con arreglo a las especificaciones del fabricante del vehículo -en este caso cada cuatro años-, no solo aumenta el riesgo de daños para el propietario del vehículo, sino que el taller también está perdiendo un importante potencial de servicios de mantenimiento. Si tomamos en cuenta incrementos de cuatro años, el taller está dejando de vender un proceso de revisión del filtro de combustible cada cuatro años”.

Además, existe el riesgo de que los filtros impacten en el desgaste del motor. “Los talleres deben plantear a sus clientes el cambio de filtro al final del intervalo de sustitución y hacerles ver los peligros de no hacerlo, aunque los clientes inicialmente hayan ido al taller solo para realizar un cambio de aceite. En última instancia, también redunda en interés del cliente sustituir regularmente el filtro de combustible por un filtro de calidad. Los filtros inferiores tampoco son mucho más baratos. Los productos de marca no solo compensan a los propietarios de vehículos, sino también a los talleres, que invierten en la fidelidad a largo plazo de sus clientes”, concluye Bartel.