MANN+HUMMEL desarrolla un canal de aire de refrigeración de la batería

130

MANN+HUMMEL informa de que ha desarrollado, desde su planta de Zaragoza, un canal de aire de refrigeración de la batería para el tren motriz eléctrico. Este conducto refrigerador permite aumentar el rendimiento de la batería, un aspecto importante en el desarrollo del vehículo eléctrico.

La refrigeración de la batería es vital para el correcto funcionamiento del motor eléctrico y la movilidad eficiente.  La carrera de los fabricantes por conseguir una batería con las mejores prestaciones en cuanto a densidad energética, autonomía, seguridad, peso y sostenibilidad está obteniendo grandes resultados. Con el tiempo, los proveedores van aplicando mejoras al prototipo inicial y están a punto de conseguir que los coches eléctricos sean 100% eficientes. Así lo demuestran los últimos datos de matriculaciones cedidos por ACEA (Asociación de Constructores Europeos de Automóviles): las matriculaciones de vehículos eléctricos en el mercado europeo se situaron en 2020 en 745.684 unidades, lo que supone más del doble (+107%) de las unidades entregadas en 2019, 360.164.

“Un aspecto fundamental que se debe tener en cuenta para el correcto funcionamiento de un motor eléctrico es la refrigeración de la batería. Las altas temperaturas pueden reducir considerablemente su capacidad o, en el peor de los casos, causar daños irreversibles. Por lo tanto, una refrigeración eficaz de la batería que proporcione un nivel de temperatura aceptable es esencial para su vida útil” subrayan desde MANN+HUMMEL Ibérica.

La refrigeración por aire de las baterías contribuye a mantener el estrecho margen de temperatura necesario para el buen funcionamiento de las baterías de alto voltaje, como las de iones de litio. “Desde nuestra planta de Zaragoza hemos desarrollado un conducto de aire de refrigeración de baterías eficaz para el tren motriz eléctrico que permite aumentar su rendimiento” afirman.

“Las dos mitades del canal de aire de refrigeración de la batería se fabrican simultáneamente con una sola herramienta y se unen con una junta de espuma de goma para excluir la posibilidad de fugas. Como resultado, el aire de refrigeración no está sujeto a influencias ambientales como el agua o las temperaturas extremas” concluyen desde MANN+HUMMEL Ibérica.