Castrol lanza el fluido e-térmico Castrol ON

El fluido dieléctrico de baja viscosidad para vehículos eléctricos está diseñado para ofrecer una mejor gestión térmica y ganancias de eficiencia.

128

Castrol anuncia el lanzamiento del nuevo fluido e-térmico Castrol ON para la batería de vehículos eléctricos (VE). Este fluido ha sido desarrollado para permitir a las generaciones futuras de VE realizar la carga más rápidamente y ofrecer un mayor rendimiento, protección y sostenibilidad. Este nuevo producto forma parte de la gama Castrol ON, que incluye los fluidos de transmisión y grasas para VE.

Casi todos los VE actuales cuentan con baterías que utilizan refrigerantes de agua / glicol dentro de una “envoltura” que rodea el módulo de la batería. En línea con las demandas tecnológicas del futuro, el nuevo fluido e-térmico Castrol ON es dieléctrico y se ha formulado específicamente para una refrigeración directa. En ella, el fluido circula dentro del módulo y en contacto directo con celdas de batería individuales. Esto se traduce en una mejora importante en la gestión térmica en todas las condiciones de funcionamiento, a temperaturas ambiente altas y bajas, para lograr una mayor duración de la batería.

El uso del fluido e-térmico Castrol ON permite que las baterías de los vehículos eléctricos se carguen más rápidamente. Además, durante la descarga, las celdas permanecen a una temperatura de funcionamiento óptima, lo que maximiza la eficiencia y el rendimiento. En pruebas independientes, durante la descarga, el fluido e-térmico Castrol ON redujo la temperatura máxima de la celda en 28°C en comparación con el refrigerante de prueba de agua / glicol, y en 11°C en comparación con un fluido dieléctrico existente.

Fluido e-térmico Castrol ON: protección de la batería

Del mismo modo, el nuevo fluido e-térmico de Castrol garantiza una mejor gestión de los posibles problemas técnicos dentro del módulo de la batería. Por ejemplo, la sobrecarga o el cortocircuito en un sistema de propulsión de un VE pueden provocar una “fuga térmica”, donde las altas temperaturas provocan fallos irreversibles en las celdas individuales de la batería.

Una fuga térmica se puede convertir en una propagación térmica, donde el calor de la celda dañada se transfiere por convección y conducción a las celdas adyacentes. Este proceso puede ocasionar, en última instancia, un fallo peligroso de todo el módulo de batería. Sin embargo, al usar el fluido e-térmico Castrol ON, los picos de temperatura de las celdas individuales son menos probables. En caso de producirse, se pueden templar desde la fuente, a diferencia de los refrigerantes que se usan en los sistemas de refrigeración indirecta.

Otra de las ventajas del nuevo producto de Castrol es su comportamiento dentro del sistema circulatorio de refrigerante de un VE. Cuenta con una viscosidad inferior a los aceites de transformadores dieléctricos existentes. Por ello, reduce las pérdidas de bombeo, optimizando la eficiencia y la eficacia del proceso de gestión de la temperatura.