PUBLICIDAD

El Grupo Bosch alcanzó una facturación récord de 78.500 millones de euros en 2018, cerrando el ejercicio con un beneficio operativo antes de impuestos e intereses, EBIT, de 5.500 millones de euros. Asimismo, y pesar de las grandes inversiones anticipadas en áreas como la electrificación y la automatización de la movilidad, el margen EBIT operativo de la compañía volvió a mejorar en 2018, pasando del 6,8% en 2017 al 7%.

Los 78.500 millones de euros de ingresos por ventas se vieron afectados por los sustanciales efectos del tipo de cambio, valorados en 2.100 millones de euros. Después de ajustarlos e ignorando los efectos de consolidación, las ventas del grupo crecen un 5% y, nominalmente, un 2,2%. En Europa, los ingresos por ventas aumentaron un 3,3% (4,8% después de ajustar los efectos del tipo de cambio), hasta los 41.400 millones de euros.

Todas las áreas empresariales han jugado un papel importante en el buen resultado comercial de Bosch en 2018. En concreto, el área empresarial Mobility Solutions incrementó sus ventas en un 3,5% (5,8% después de ajustar los efectos del tipo de cambio) hasta los 47.600 millones de euros. Esto significa que el crecimiento de Bosch en esta área superó, una vez más, a la producción mundial de automóviles.

Por otro lado, Bosch aumentó sus gastos en investigación y desarrollo hasta los 7.300 millones de euros, el 9,3% de sus ingresos por ventas. Los gastos de capital aumentaron un 14%, hasta los 4.900 millones de euros, un 6,3% de las ventas.

A 31 de diciembre de 2018, el Grupo Bosch empleaba a unos 410.000 trabajadores a nivel global. Esta cifra supone alrededor de 7.700 personas más que en el año anterior. Más de la mitad de estos nuevos empleos se registraron en el área de investigación y desarrollo. Los mayores aumentos de personal se produjeron en Europa y Asia Pacífico.

Previsiones para el año en curso

Para el año en curso, Bosch espera un desarrollo económico moderado. La compañía pronostica que la economía mundial crecerá un 2,3%. Las disputas comerciales, los altos niveles de deuda en los países europeos y la disminución en la producción automotriz, son algunos de los factores que, a juicio de la compañía, provocan tensiones en la economía. A pesar del difícil entorno en algunas industrias y regiones importantes para Bosch, el grupo espera que, en 2019, sus ventas superen ligeramente las de 2018. En este sentido, los tres primeros meses del año han registrado unas ventas casi iguales que las del año anterior.

Independientemente de esta perspectiva a corto plazo, el Grupo Bosch está intensificando sus esfuerzos para combatir el cambio climático y mejorar la calidad del aire. “El cambio climático no es ciencia ficción, está sucediendo realmente. Si vamos a tomarnos en serio el Acuerdo de París, entonces la acción climática no debe de contemplarse solo como una aspiración a largo plazo, sino que debe de suceder aquí y ahora. También nos tomamos muy en serio las preocupaciones de la gente sobre la calidad del aire en las ciudades. Como líder en innovación, queremos ofrecer soluciones tecnológicas a los problemas ecológicos”, declaró Volkmar Denner, presidente del Consejo de Administración de Robert Bosch GmbH, en la conferencia de prensa anual de la compañía.