Amortiguadores Sachs para VI con protección de plástico

115

Sachs ofrece ahora también en el mercado de recambios amortiguadores para vehículo industrial con tubos protectores de plástico. Los amortiguadores con cubierta de plástico son más ligeros y más resistentes a las influencias corrosivas, lo que permite alargar la vida útil de este componente de seguridad.

El diseño con tubos protectores de plástico presenta algunas ventajas sobre el diseño anterior con tubos protectores de metal. De entrada, el plástico es mucho más resistente a las influencias corrosivas como la humedad y la sal para carreteras. Por otro lado, el uso de plástico en lugar de metal en la cubierta, también reduce el peso de los amortiguadores, lo que contribuye a reducir el peso del vehículo.

El montaje de los amortiguadores con tapas de plástico se realiza de la misma manera que para los de tapa de metal. Debe observarse la correcta disposición de las piezas para el montaje de los amortiguadores (articulaciones de los pernos/cojinetes de los amortiguadores). Además, los montajes de los amortiguadores, la dirección y las piezas de caucho-metal deben ser revisadas en cada inspección. Se recomienda engrasar ligeramente los pernos de fijación de las juntas anulares. Sin embargo, las piezas de caucho-metal deben protegerse contra la grasa. Lo que debe evitarse por completo al instalar un amortiguador con una cubierta de plástico contra el polvo es el contragolpe en el propio tubo protector, que no es necesario para una correcta instalación profesional.

Sachs recomienda revisar este componente tras 250.000 kilómetros como máximo y reemplazarlo, si es necesario. Es aconsejable que los componentes circundantes se sometan también a una inspección profesional. De esta manera, los elementos defectuosos en las proximidades de los amortiguadores pueden ser detectados a tiempo y se evitan costosos tiempos de inactividad.