El 92% de los neumáticos fuera de uso fueron recogidos y tratados en 2017 en Europa

1,96 millones de toneladas de neumáticos se reciclaron para la recuperación de material.

343

El 92% de los neumáticos fuera de uso (NFU) fueron recogidos y tratados para reciclaje de materiales y recuperación de energía en 2017 en Europa —los 28 países miembros de la UE más Noruega, Serbia, Suiza y Turquía—, según informa la Asociación Europea de Fabricantes de Neumáticos y Caucho (ETRMA).

Según los mismo datos, el 8% restante no pudo ser rastreado. Esta situación es bastante similar a la registrada en años anteriores, en los que las tasas de tratamiento de NFU fluctuaron entre 93% y 95%.

“La industria europea del neumático está comprometida con una economía innovadora y sostenible. Los NFU se recogen y su tratamiento se organiza en todos los países europeos, la gran mayoría mediante sistemas integrados de gestión (SIG). Las materias primas secundarias de los NFU son recursos importantes para industrias como la construcción, la automoción y las cementeras”, comentan desde ETRMA.

Alrededor de 1,96 millones de toneladas de neumáticos se reciclaron para la recuperación de material. Esta cifra incluye 1,47 millones de toneladas enviadas al proceso de granulación para obtener los tres componentes principales del neumático: caucho, acero y textil.

Además, la industria cementera utilizó 326.000 toneladas de NFUs, como resultado del co-procesamiento de neumáticos en hornos de cemento. También se utilizaron 105.000 toneladas en aplicaciones de ingeniería civil. El resto de aplicaciones incluyen su uso en procesos como pirólisis, acerías y fundiciones.

La gestión de los NFU en 2017 se completa con los 1,18 millones de toneladas que se emplearon en procesos de recuperación de energía, principalmente en hornos de cemento (83%), además de su uso en calefacción urbana y plantas de energía (17%).

La cantidad de NFUS, almacenada o desconocida, y en espera de tratamiento se sitúa ligeramente por encima de las cifras del año anterior en unas 50.000 toneladas. “Esto se debe a la implementación de nuevas regulaciones en algunos países y a la obligación de recolección y tratamiento de un porcentaje más alto en otros, lo que ha dado como resultado una mayor cantidad de neumáticos en espera de tratamiento”, explican desde la asociación.