Ganvam pide al presidente del Gobierno que incluya en el PERTE a la venta y reparación de vehículos

258

El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores y Reparadores de Vehículos (GANVAM), Raúl Palacios, ha pedido por carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que incluya en el PERTE al sector de venta y reparación de vehículos. Palacios criticó que las 42.000 pymes y 35.000 autónomos estén actualmente fuera de las ayudas y reclamó que se garanticen fondos europeos para apoyar la transformación digital del sector.

Durante el tradicional encuentro navideño de Ganvam con la prensa -que este año celebraba su 43 edición coincidiendo con el 65 aniversario de la asociación-, Raúl Palacios insistió en la necesidad de poner en marcha una nueva convocatoria del PERTE de automoción que incluya el apoyo a vendedores y reparadores. Esta iniciativa que ya cuenta con el apoyo del Partido Popular (PP), por boca de su presidente, Alberto Núñez Feijoo.

En su carta al líder del Ejecutivo, Ganvam incide en el riesgo económico y laboral de la estrategia llevada a cabo por Industria. En su opinión, la estrategia de “mirar para otro lado” pone en riesgo 20.000 empresas y 70.000 empleos, prácticamente el equivalente a la totalidad de los puestos de trabajo que genera la fabricación en España.

La descarbonización no debe ser “un mantra político”

Durante el encuentro, el presidente de Ganvam aprovechó también para poner en evidencia la necesidad de reenfocar las políticas en materia de descarbonización, al no ser capaces de detener el envejecimiento del parque y, pese a liderarlas un Gobierno progresista, excluir de su modelo de movilidad a grandes capas de la población que, por motivos económicos, no tienen acceso a un vehículo eléctrico.

En este sentido, recordó que la transición hacia las cero emisiones no puede limitarse a ser un “mantra político” sino que debe articularse de forma eficaz bajo criterios técnicos y sin dar la espalda al sector de la movilidad ni al ciudadano. A este respecto, hizo referencia a la próxima entrada en vigor de las zonas de bajas emisiones, que todo apunta a que supondrán limitar a partir del 1 de enero la movilidad de, como mínimo, el 30% del parque de vehículos por no disponer de distintivo medioambiental.

Para Palacios una política de descarbonización eficaz pasa por garantizar el acceso de todas las rentas a soluciones de movilidad eficientes, a través de planes de incentivo que, en lugar de diseñarse para las minorías, eliminen la barrera del precio de adquisición apoyando el usado joven y dando tiempo así a que la tecnología eléctrica madure por completo.