CONEPA y CETRAA denuncian la falta de coherencia en la aplicación de la economía circular a la automoción

194

CONEPA y CETRAA han remitido un escrito a la Unión Europea en el que denuncian la falta de coherencia en la aplicación de la economía circular al sector del automóvil. A juicio de las dos patronales de talleres, resultan incongruentes la presión para mandar al desguace a cientos de millones de vehículos europeos en un plazo corto y, a la vez, el estímulo de la reparabilidad como objetivo prioritario en el entorno de la UE.

Asimismo, CONEPA y CETRAA se quejan de que la presión actual por la renovación del parque supone una vía traumática a efectos de la generación de residuos. En su opinión, la verdadera sostenibilidad en la movilidad privada sería promocionar la tecnología para transformar lo que ya existe y garantizando en todo caso la seguridad vial. “Si la Economía Circular no sigue garantizando la naturaleza duradera de los vehículos, en base a su reparabilidad, nos encontramos ante un nuevo greenwashing (práctica de marketing verde destinada a crear una imagen ilusoria de responsabilidad ecológica)”, dicen en un comunicado.

La acción conjunta de ambas entidades se sitúa en el contexto de aportación de comentarios a la iniciativa conocida “Consumo sostenible de bienes: promover la reparación, la transformación y la reutilización”, primer paso hacia una nueva directiva de la UE que tiene como objetivo promover un uso más sostenible de los bienes a lo largo de su vida útil. Entre los objetivos del proyecto normativo también se encuentra el de incidir en los consumidores para que opten por decisiones sostenibles, entre ellas la de reparar o transformar los bienes en lugar de cambiarlos, en el marco de estímulo de la economía circular, una de las prioridades de la Unión Europea.

CONEPA y CETRAA se muestran favorables a dicha iniciativa y así lo subrayan ante las autoridades europeas. Entienden, además, que el sector lleva un siglo practicando la importante tarea de reparar y mantener vehículo, lo que posibilita que los automóviles sean más duraderos y fiables, salvaguardando así mismo la seguridad vial.