Olipes y la Fundación Abriendo Caminos ayudan a los refugiados ucranianos

La Fundación Abriendo Caminos, que preside Arturo Oliver, fundador de Olipes, ha realizado una primera donación de 25.000 € a Cáritas con el propósito de ayudar a la población refugiada.

654

Olipes, empresa especializada en la fabricación de aceites y grasas lubricantes, refrigerantes-anticongelantes, líquidos de frenos y otros fluidos para el sector del automóvil, la industria, el transporte y la maquinaria agrícola y pesada, y la Fundación Abriendo Caminos están demostrando su corazón y solidaridad con los refugiados ucranianos que han debido abandonar su país desde el pasado 24 de febrero que comenzara la invasión rusa, con diferentes donaciones, entre ellas, 25.000 euros a Cáritas.

 

A través de la Fundación Abriendo Caminos, que preside Arturo Oliver, fundador de Olipes, se ha realizado una primera donación de 25.000 € a Cáritas con el propósito de ayudar a la población refugiada. “Queremos ser de ayuda a través de la Fundación en la medida de nuestras posibilidades, y hacer sentir a la población ucraniana que no están solos, que sentimos su dolor como nuestro y que seguiremos apoyándoles hasta que todo termine”, explica Arturo Oliver.

 

Arturo Oliver, fundador de Olipes: “Queremos ser de ayuda a través de la Fundación en la medida de nuestras posibilidades, y hacer sentir a la población ucraniana que no están solos, que sentimos su dolor como nuestro y que seguiremos apoyándoles hasta que todo termine”.

 

Olipes
Niños ucranianos en el puesto de acogida de Rzezawa, localidad al este de Polonia a 200 kilómetros de la frontera con Ucrania.

De igual forma, Olipes ha puesto en marcha dos iniciativas: por un lado, ha realizado la compra de 20 literas y 40 colchones al proveedor polaco P.P.H.U. Magnat para que las personas en tránsito en el centro de acogida de Rzezawa, localidad al este de Polonia a 200 kilómetros de la frontera con Ucrania, tengan donde dormir; y, por otro lado, ha decidido regalar el lubricante que requieran tanto los particulares como los profesionales para sus vehículos en los trayectos que realicen para la entrega de materiales de ayuda humanitaria o recogida de refugiados de guerra en los países que están acogiendo en primera instancia a estas personas desplazadas. “Creemos que es importante tener el gesto de apoyar también a todos aquellos que se desplazan a los países limítrofes a Ucrania y están ayudando, a nivel particular o como trabajadores, a quienes ahora más lo necesitan”, comenta Fernando Díaz, codirector general ejecutivo de Olipes.

 

Olipes ha puesto en marcha dos iniciativas: por un lado, ha realizado la compra de 20 literas y 40 colchones al proveedor polaco P.P.H.U. Magnat para que las personas en tránsito en el centro de acogida de Rzezawa, localidad al este de Polonia a 200 kilómetros de la frontera con Ucrania, tengan donde dormir; y, por otro lado, ha decidido regalar el lubricante que requieran tanto los particulares como los profesionales para sus vehículos en los trayectos que realicen para la entrega de materiales de ayuda humanitaria o recogida de refugiados de guerra en los países que están acogiendo en primera instancia a estas personas desplazadas.

 

 

La Fundación Abriendo Caminos, fundada en 2009 por Arturo Oliver, es una organización privada, sin ánimo de lucro, de nacionalidad española, que tiene afectado de modo duradero su patrimonio para la realización de proyectos de interés general. A través de esta fundación, Olipes canaliza sus acciones de responsabilidad social corporativa, dedicadas a la protección y la formación de niños y jóvenes en riesgo de exclusión social, con proyectos activos en varios de los países en los que está presente.

 

Olipes recuerda que “fundada en el año 1993,  es una empresa española centrada en el desarrollo de lubricantes, grasas y productos especiales de máxima calidad y alto valor añadido. Hoy es un referente para el sector petroquímico internacional, con más de 2.500 referencias de productos, en 75 sectores industriales y presencia en más de 45 países. Con una capacidad de fabricación anual de 100.000 toneladas entre las diferentes líneas de producto, OLIPES apuesta por la investigación y el desarrollo de nuevos productos, más avanzados, eficientes y ecológicos. La sede central se encuentra en la localidad madrileña de Campo Real, donde dispone de instalaciones productivas, almacén logístico robotizado y oficinas”.