Horse: diseñando desde España el futuro de la movilidad sostenible

157

Horse celebró el pasado 22 de mayo, en su sede de Valladolid, una jornada de prensa en la que explicó sus soluciones para una movilidad responsable, neutra en emisiones de CO2, inclusiva para todos los bolsillos y sostenible. La gran apuesta de esta empresa independiente de capital 100% Grupo Renault pasa por el desarrollo de un motor Range Extender (REX), un híbrido de autonomía extendida gracias a un motor de combustión.

Una información de: Pedro José Barroso

Según destacó Roberto Miguel Nieto, responsable global de R&D Design de Horse, los propulsores REX son una interesante alternativa para conseguir los objetivos de descarbonización que persigue la Unión Europea. Entre las ventajas de este tipo de motorización figuran las de ofrecer mayor autonomía, mejores precios (lo que democratizaría el acceso del usuario a la movilidad eléctrica), pero manteniendo el feeling del vehículo eléctrico al tener etiqueta Zero.

 

Horse

 

Este tipo de solución disminuiría la ansiedad respecto a la carga de la batería que tienen los usuarios de coches eléctricos y responde también al contexto actual sobre clima y electrificación. Para ello, ofrece una autonomía de unos 200 kilómetros en modo eléctrico y de unos 400 en modo de combustión. La novedad es que el motor de combustión que lleva asociado no aplica su potencia al tren de tracción, sino que se emplea para generar electricidad para cuando la batería se agote.

Un aspecto muy importante de la motorización tipo REX —que se está desarrollando actualmente en China y Estados Unidos— es su aplicación en zonas geográficas donde resulta muy complicado implementar la electrificación del parque, especialmente por las dificultades para desarrollar una adecuada infraestructura de carga. Países extensos como India o Brasil, o naciones africanas tienen un gran potencial para este tipo de tecnología a medio camino entre el PHEV y el eléctrico.

Horse: una nueva compañía con 50 años de experiencia

Aunque la compañía como tal arrancó en septiembre del pasado año, Horse atesora como parte del Grupo Renault más de 50 años de experiencia en el desarrollo de powertrain. A finales del pasado año alcanzó el hito de los 19 millones de motores fabricados. La empresa está capacitada para desarrollar proyectos Mother, tanto de motores de combustión interna (ICE) como híbridos. En el campo de la hibridación están presentes desde 2020, desarrollando tanto el motor como la batería y la caja de cambios.

Horse desarrolla el ciclo de vida completo de grupos motopropulsores (motores, cajas, electrónica de potencia y baterías). Su enfoque integral en el desarrollo de sistemas de propulsión abarca todas las etapas del ciclo de vida del producto, desde la investigación e ingeniería avanzada, pasando por el diseño de piezas, sistemas y software, la construcción y ensayo de prototipos, y validación final. Para la tecnología gasolina y diésel, esto incluye la creación de motorizaciones más eficientes y de bajas emisiones, con sistemas optimizados de inyección y tratamiento de gases. En los trenes motrices híbridos, implica la combinación de motores de combustión interna con motores eléctricos, el desarrollo de nuevas baterías, sistemas de gestión de energía, la electrónica de potencia asociada, y la evaluación de eficiencia y autonomía.

Su hoja de ruta para conseguir una movilidad más eficiente y sostenible se basa en tres pilares: Mejorar la eficiencia la combustión interna del motor; perfeccionar la hibridación a través de la optimización de las baterías, de la electrónica de potencia y también el e-motor, así como innovar en otras tecnologías como la mencionadas Range Extender; y trabajar con los combustibles sintéticos.

Valladolid como centro global de desarrollo

Con sede central en Madrid, Horse se creó para suministrar motores, transmisiones y tecnologías altamente eficientes y de bajas emisiones a fin de satisfacer las diversas necesidades de generación de energía en todo el mundo.  La empresa produce 3,2 millones de unidades al año para sus clientes de todo el mundo. Renault es el más importante, pero no el único.

Para ello cuenta con ocho plantas de producción en siete países y tres centros de I+D+i. El principal de ellos es el de Valladolid, que da soporte al resto de centros de I+D+i y a las tres plantas de la compañía en Iberia: la de motores de Valladolid, la de cajas de cambio de Sevilla y la portuguesa de Aveiro, dedicada a la producción de motores eléctricos y electrónica de potencia.

El centro de I+D+i de Valladolid cuenta con una plantilla de 715 personas, de las que el 65% son ingenieros. Un 70% de los ingenieros tienen más de 10 años de experiencia. Las instalaciones —propiedad 100% Horse— disponen, en un único ecosistema, de todo para el desarrollo de la A a la Z de cualquier producto. Para ello cuentan con hasta 36 medios de ensayos y de su propia pista de pruebas. El 95% de los test se pueden realizar en la propia instalación. Para las pruebas externas, cuentan con bases en Granada y Navacerrada, mientras que las pruebas para validar en condiciones extremas de invierno las realizan en Kiruna (Suecia).

“Somos un centro de vanguardia y tenemos los medios para desarrollar la movilidad del futuro”, sentenció Roberto Miguel Nieto. Nosotros pudimos comprobarlo en una exhaustiva visita a las instalaciones. Y todo ello, en España.