Encuesta CONEPA: Salario y entorno tecnológico, lo más valorado por los futuros mecánicos

42

El salario y el entorno tecnológico son los dos factores que más valoran los jóvenes que piensan en trabajar reparando vehículos, según una encuesta realizada por la patronal CONEPA entre los futuros profesionales que asistieron a AULA. Por el contrario, lo que menos les seduce es el trabajo manual y fatigoso y el dedicarse a una profesión no suficientemente reconocida.

Según las conclusiones de la encuesta de CONEPA trabajar en un taller de reparación de vehículos es un escenario que contemplan menos de la mitad de los jóvenes cuando se plantean estudiar una Formación Profesional. La mayoría de ellos en tareas eminentemente técnicas, más como mecánicos que como carroceros y más con turismos que con motocicletas y apenas sobre vehículos industriales.

El objetivo de la encuesta de CONEPA era conocer de primera mano qué grado de conocimiento tenían de la profesión de reparar vehículos y en qué medida les resultaba atractiva. Durante los tres días de trabajo de campo respondieron al cuestionario diseñado un total de 166 jóvenes. El 59% de ellos fueron hombres y el 41% mujeres. El 54% con información previa de qué hay que estudiar para ser profesional del taller frente al 46% que lo adquirieron en el stand de CONEPA tras hablar con los técnicos de la Federación. Apenas un 40% indicaron, además, que antes de acudir a la feria ya profesional de la reparación de vehículos.

Los cinco aspectos más valorados y los cinco que menos

Entre los cinco aspectos más valorados de quienes sí se plantean el taller como una opción de futuro profesional la más destacada es el salario. A continuación, se sitúan la posibilidad de trabajar en un entorno altamente tecnológico definido por la electrónica y los coches cada vez más conectados, electrificados y automatizados; la expectativa de desarrollo de una carrera profesional con futuro; trabajar en una profesión con propósito (que contribuye a mejorar la seguridad vial y reducir el impacto ambiental de los vehículos); y no tener que trabajar los fines de semana.

Por el contrario, el aspecto que más desmotiva a los jóvenes que buscan estudios de Formación Profesional a la hora de pensar en reparar vehículos es que lo ven como un trabajo que sigue siendo “manual y fatigoso”. Le siguen el hecho de ser una “profesión no suficientemente reconocida y valorada por la sociedad”; no “estar suficientemente bien remunerada frente a otras”; y que es un “trabajo que requiere de una actualización constante de conocimientos”.

A la hora de concretar sobre qué tipo de actividades de las que se realizan dentro de un taller les parecen más atractivas, el 42% se inclinan por las de índole técnica, un 27% por las de gestión o administración y un 31% por cualquiera de ellas. En el caso de las tareas técnicas, la gran mayoría, un 39%, se ven como mecánicos, un 9% como pintores de vehículos, un 6% como chapistas; el resto, en cualquiera de ellas.

Al enfrentarse a la idea de sobre qué tipo de vehículos se sentirían trabajando más cómodos, el 71% señala que, con los coches, un 27% sobre motos y apenas un 2% sobre vehículos industriales (camiones y autobuses).

Encuesta CONEPA: mucho trabajo por hacer para atraer talento

A la luz de estos resultados, Ana Ávila, directora corporativa de CONEPA, ha manifestado que “existe un enorme desconocimiento entre los más jóvenes sobre en qué consiste exactamente la profesión de reparar de vehículos. Pero también de qué estudios hay que cursar para dedicarse a alguna de las actividades que se desarrollan en el taller. Si algo nos dice este trabajo de campo realizado en AULA por CONEPA con el Club dela Posventa del V.I., es que queda mucho por hacer”.

“Entre los aspectos más positivos, podemos destacar que las mujeres más jóvenes que están buscando estudios con salida profesional se interesan por los de automoción en mayor medida de lo que pensábamos. También que los encuestados valoran mucho cuestiones como el entorno tecnológico en el que se trabaja en un taller o que lo que uno hace en él tiene un propósito, aporta algo tan valioso a la sociedad como seguridad vial o reducción del impacto ambiental de los vehículos”, añade Ávila.

“Entre los menos positivos, el hecho de que muchos jóvenes aún lo vean como un oficio manual y fatigoso o que la necesidad de tener que estar constantemente actualizando los conocimientos no les resulte atractivo. También que sólo piensen en coches y no tanto en motos o vehículos industriales. Y la confusión que tienen acerca de si es un trabajo bien remunerado, porque a priori es algo que parece que les motiva, pero después, al preguntarles en la comparativa con otros posibles oficios, piensan que el salario no es tan atractivo. Desde CONEPA tomamos muy buena nota de las conclusiones del estudio para seguir trabajando en la captación de joven talento para el taller”, concluye la directora corporativa de CONEPA.