AFANE aconseja a los moteros revisar los neumáticos para aumentar la seguridad ‘vi-T-al’ en verano

247

AFANE (Agrupación de Fabricantes de Neumáticos, formada actualmente por Bridgestone, Continental, Goodyear, Michelin y Pirelli) vuelve a ‘dar gas’ a su campaña de información y sensibilización ‘Motero, el neumático lo primero’, aconsejando a los moteros llevar sus motos y scooter al taller y que sus profesionales revisen los neumáticos como pieza vital de la seguridad vial, antes de salir a la carretera en verano.

 

AFANE recuerda en su comunicado “la importancia de mantener los neumáticos en buen estado para cuidar de nuestra seguridad en los meses de calor. Este mensaje refuerza el interés de Afane por concienciar a la población motera en un aspecto clave para evitar incidentes. Bajo el lema, “Motero, los neumáticos primero”, Afane lleva dos años intensificando los mensajes de concienciación para los conductores de vehículos de dos ruedas”.

 

El director general de Afane, José Luis Rodríguez, señala al respecto que “el mantenimiento adecuado de los neumáticos contribuye a aumentar considerablemente nuestra tranquilidad y sobre todo seguridad. El hecho de no reemplazar neumáticos gastados o dañados, por las prisas o por pereza, pueden tener consecuencias graves en cuanto a la seguridad”.

 

Afane incide en que “acudir a un taller especialista en las revisiones y elegir neumáticos de calidad a la hora de comprar son recomendaciones para viajar con seguridad” y recalcan que “las carreteras son lugares imprevisibles, a veces hay elementos cortantes o grandes baches que pueden dañar el neumático. Es importante inspeccionar los daños que podría haber provocado cualquier impacto. Uno de los aspectos a tener en cuenta a la hora cuidar los neumáticos de la moto es mantener una presión correcta, para reducir el riesgo de perder el control, y proteger a los neumáticos de un desgaste prematuro y de daños irreversibles en la construcción interna. Se debería revisar la presión de los neumáticos al menos una vez al mes, y en frío, es decir antes de rodar o rodar lo mínimo posible ya que el resultado no sería correcto de hacerlo en caliente. Y siempre se deben comprobar antes de un viaje”.

 

Los efectos del calor en los neumáticos

 

Los expertos de Afane aleccionan que “con el calor, la presión del neumático cambia. El aire se dilata al calentarse y se contrae al enfriarse. Estas variaciones hacen que los neumáticos estén en mejor o peor condición de circulación dependiendo de la época del año. Circular con una presión inferior provocará que la resistencia al movimiento aumente, se consuma más combustible y se disminuya la vida útil de los neumáticos y la seguridad de circulación se reduzca considerablemente. Una presión superior a la recomendada hará que el neumático se vuelva más rígido y no absorba las imperfecciones de la calzada, generando incomodidad y riesgo al conducir”.

 

Otro factor clave que señala Afane a los moteros es “controlar el desgaste que sufren los neumáticos de sus motos con el tiempo de uso. Si la profundidad del dibujo es inferior a la altura de los testigos de desgaste de las ranuras principales, se produce una pérdida importante de agarre. También la existencia de desgastes irregulares reduce la adherencia e incrementa el riesgo. Estos desgastes suelen ser síntoma de un posible problema mecánico de la moto o de un incorrecto mantenimiento. El desgaste irregular puede producirse en el centro del neumático, cuando presentan una profundidad menor que en los laterales de la banda de rodadura, pero también puede producirse al contrario, la profundidad de los surcos en esta zona es correcta, sin embargo, los extremos o zonas laterales del neumático están totalmente desgastados”.

 

Y añade que “otras veces, los neumáticos presentan una pérdida total o parcial del dibujo en una zona aislada o varias zonas de la banda de rodadura, producidos por un mantenimiento no adecuado de los neumáticos. En estos casos, es aconsejable la sustitución inmediata de estos. El neumático puede sufrir daños que son visibles desde el exterior y que indican un posible deterioro de su composición, que afectan a la seguridad, como son: rotura de carcasa o daños localizados, como cortes en su estructura, o grietas en la goma”.

 

Desde Afane recuerdan que “es esencial que los consumidores revisen periódicamente sus neumáticos, y también que sean inspeccionados regularmente por especialistas o, inmediatamente, si detectan cualquier daño o irregularidad”.