GANVAM pide al Gobierno incluir al comercio y reparación de vehículos en el plan de ayudas

819

El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos, (GANVAM), Raúl Palacios, instó ayer a la vicepresidenta tercera y ministra de Economía, Nadia Calviño, a incluir a los negocios del sector de la venta y reparación de automóviles dentro del plan de ayudas directas para que 42.000 empresas y 35.000 autónomos puedan hacer frente a la crisis del coronavirus.

De esta forma reaccionó el máximo dirigente de Ganvam a la publicación en el BOE el pasado sábado de los detalles del Real Decreto-ley 5/2021 de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial, El decreto contempla 11.000 millones de euros en ayudas a fondo perdido para empresas viables que estén atravesando momentos complicados como consecuencia de la pandemia de la COVID-19.

Para Palacios, que estas subvenciones amparen a un pilar económico estratégico como es el comercio de vehículos supone salvaguardar el futuro de más de 350.000 puestos de trabajo directos. La pandemia ha significado para el sector un desplome de las ventas de más de un 30% y un retroceso de alrededor de un 20% en la actividad de la reparación en el último año. De no recibir ayudas, las pymes y autónomos de la distribución de vehículos se verán obligadas a redimensionar sus estructuras.

En este sentido, Ganvam recuerda que la actividad que desarrolla el sector de la distribución de vehículos en España representa cerca del 2% del PIB con una facturación anual de más de 91.700 millones de euros. Esto representa una aportación más de 18.600 millones de euros al año a las arcas del Estado, lo que supone un 7% de los ingresos tributarios totales y el 3% de los de la Seguridad Social.

“Los negocios de la venta y reparación de automóviles soportamos unos costes fijos muy elevados que lógicamente con el parón de la actividad comercial es imposible de mantener. Confiamos en que el Gobierno apoye decididamente el sector para evitar debilitar los cimientos de la economía”, concluye Palacios.