El 28% de los propietarios de vehículos conectados en España no utiliza las funciones de conectividad de su coche

17-03-2016
El 28% de los propietarios de vehículos conectados en España no utiliza las funciones de conectividad de su coche, según el estudio Connected Car elaborado por la consultora TNS. Sorprende más aún el dato de que dos de cada diez propietarios de un coche conectado ni siquiera saben que su vehículo tiene funciones de conectividad.

“Este desconocimiento es posiblemente fruto de la poca familiaridad con las características de un coche conectado que puede comprender desde sistemas de conexión y aplicaciones hasta navegación, pasando por sistemas de protección, de mantenimiento, de control, de estilo de conducción, de seguridad o características propias de vehículo eléctrico como la gestión de la batería”, explican desde TNS.

El estudio subraya también que los servicios de conectividad suponen una buena experiencia para aquellos que sí hacen uso de ellos: “Seis de cada diez usuarios valoran muy positivamente su experiencia (muy buena o excelente), motivado principalmente por la facilidad de uso. También seis de cada diez conductores opinan que las funciones de conectividad tienen un impacto positivo en su vida, muy por encima de la media europea (49%)”, apuntan desde TNS.

Otro dato de interés es que ocho de cada diez usuarios renovarían la suscripción a los servicios de conectividad de su coche, principalmente a través de internet, aunque un remarcable 30% lo haría a través del propio concesionario. “En particular, las opciones de Información para la conducción y Conexión y apps son las que más atraen hacia la compra, con un peso superior al 50% en ambos casos. Le siguen, aunque ya en menor medida, los sistemas que ayudan al estilo de conducción (aparcamiento, eco-drive), los sistemas de confort (control remoto, diario de viaje, preacondicionamiento, encendido remoto) y los sistemas que ayudan a la protección (alerta de robo y alerta de seguridad)”, señala el estudio.


Escaso uso de la conectividad

El 31% de los propietarios de coches conectados que no usan las funciones de conectividad afirma que es debido a la falta de familiaridad con los servicios. “Este freno es similar en el resto de países europeos encuestados, aunque en menor medida. En España le sigue la seguridad, ya que implica demasiada distracción y el precio, ya que consideran que son demasiado caros para lo que ofrecen. En el resto de Europa tienen mayor importancia aspectos como poco interés por este tipo de tecnología o el hecho de tener que pagar por el servicio”, comentan desde TNS.

El estudio indica además que sólo dos de cada 10 conductores de vehículos conectados han solicitado soporte posventa para las funciones de conectividad de su coche. De estos, la asistencia se solicitó de manera bastante repartida entre el fabricante, el vendedor —ya sea de manera presencial, por internet o por teléfono— y un centro de atención telefónica. Desde TNS destacan la notable diferencia entre España y la media de países europeas a la hora de acudir al vendedor como soporte posventa, ya que en Europa en una de cada dos ocasiones se solicitó asistencia al vendedor, frente al 30% en nuestro país.