Controlado el incendio provocado en el vertedero ilegal de NFUs en Seseña (Toledo): se busca salida a unas 60.000 tn quemadas y unas 30.000 tn salvadas

17-05-2016
Ya está controlado el incendio del vertedero ilegal de neumáticos fuera de uso sito entre Seseña (Toledo) y Valdemoro (Madrid) ocurrido el pasado viernes, aunque cuatro días después sigue activo y los bomberos aún calculan que tardará cerca de una semana en extinguirse totalmente. Ahora, tanto las autoridades del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente (Magrama), como de las Comunidades de Castilla-La Mancha y Madrid, y de los respectivos ayuntamientos, buscan fórmulas para dar salida a las cerca de 60.000 toneladas de NFUS quemadas y a unas 30.000 tn. salvadas, en un incendio que tuvo tres focos distintos y cuyas pistas (vídeo grabado incluido) conducen a la Guardia Civil a confirmar que fue provocado, como el equipo de EuroPneus informó desde el primer momento, dado que los neumáticos no arden por sí solos, estando mojados por las últimas lluvias en la zona, siendo de noche, y sin ayuda de un acelerante.

Las autoridades ahora sí están ya manos a la obra estudiando diversas fórmulas para dar salida a los residuos una vez se haya extinguido el fuego por completo, mediante valorización energética y para ello se han puesto sobre la mesa dos opciones, ambas vía financiación pública, según ha podido saber el equipo de EuroPneus.

Por un lado, el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, con un presupuesto que podría rondar los nueve millones de euros, propone que se encargue la compañía Tragsa, que forma parte del grupo de empresas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y está especializada en "da soluciones integrales a las necesidades de las Administraciones públicas en temas medioambientales, desarrollo rural y gestión de recursos naturales", para que recoja los NFUs salvados del fuego y los traslade a una cementera con el fin de que los aproveche como combustible.

Por otro lado, la Junta de Castilla-La Mancha propone que la compañía Emgrisa, sociedad pública especializada en "gestión integral de residuos (peligrosos y no peligrosos), tratamiento de suelos y aguas contaminadas, garantizando plenamente su trazabilidad, y siguiendo los procedimientos más exigentes de calidad, seguridad y requisitos medioambientales", sea la encargada de gestionar la limpieza de los restos del vertedero ilegal de NFUs de Seseña. Este proyecto contaría con un presupuesto superior a los cinco millones de euros, que podría financiarse vía los fondos europeos Feder, y se enfocaría en "reciclar los NFUs para generar gasóleo que luego se utilizaría como combustible en la calefacción de los edificios de la Administración pública", según explican fuentes de la Junta.

Tras el siniestro ocurrido en Seseña (Toledo), también se ha recordado que en España, y pese a la prohibición por ley de los vertederos de neumáticos fuera de uso desde 2006, existen en la actualidad otros 'cementerios negros' como, por ejemplo, en Fuerteventura (más de 2.000 toneladas) o en localidad conquense de Cervera del Llano (unas 80 toneladas).