Bosch presenta en el CES 2017 un prototipo que muestra el futuro de la conectividad en el automóvil

10-01-2017
En el marco de su participación en el CES 2017, Robert Bosch ha presentado un nuevo “concept car” que muestra cómo las diferentes esferas de la vida se interconectarán en el futuro. La compañía estima que para el año 2022 el mercado mundial de la movilidad conectada habrá crecido a un ritmo cercano al 25% y que, en pocos años, los coches se convertirán en una parte activa del IoT (Internet de las Cosas) y serán capaces de comunicarse con otros modos de transporte, así como con la smart home.

"El vehículo jugará un papel central en la comunicación entre dominios", señaló Werner Struth, miembro del Consejo de Administración de Bosch, durante la conferencia de prensa que la compañía ofreció con motivo de la inauguración del CES 2017 en Las Vegas. La comunicación personalizada entre el coche y su conductor también se ampliará: nuevas funciones conectarán el automóvil con su entorno, con la casa inteligente y con el taller mecánico. Estas funciones permitirán una conducción altamente automatizada.

"Bosch está trabajando diligentemente para asegurarse de que la movilidad y los servicios inteligentes se conviertan en uno. Si el coche está conectado a la smart home o a la smart city a través de la nube, se lograrán cuantiosos beneficios. Conectividad es convertir el coche en un asistente de cuatro ruedas”, añadió Struth.

El “concept car” de Bosch incluye asimismo una amplia gama de tecnologías innovadoras. Por ejemplo, en el momento en que el conductor se sienta al volante de su coche, la tecnología de reconocimiento facial ajustará el volante, los espejos retrovisores, la temperatura interior y la emisora de radio, según las preferencias individuales del conductor. El sistema se controla a través de una pantalla táctil y de un innovador sistema de control gestual, que se retroalimentan con el uso. Si el coche está altamente automatizado, los servicios basados en la nube permitirán la realización de videoconferencias, o permitirán a los conductores y pasajeros planificar sus viajes de fin de semana o ver los videos más recientes. Para el 2025, la conducción altamente automatizada ahorrará a un conductor promedio en Estados Unidos, Alemania o China casi 100 horas al año, según un reciente estudio encargado por Bosch.

En términos puramente técnicos, las unidades de control de la comunicación, como el Bosch Central Gateway, hacen posible la conectividad. La puerta de enlace se encuentra en un núcleo que garantiza la comunicación con todos los dominios en todos los buses de datos. ETAS y ESCRYPT, que forman parte del Grupo Bosch, proporcionan las oportunas soluciones de transmisión y cifrado de datos, garantizando así que las actualizaciones de software basadas en la nube puedan llevarse a cabo de forma segura durante toda la vida útil del vehículo. Si el automóvil se comunica con su entorno, las actualizaciones de seguridad deben realizarse de forma regular.

Al comunicarse con su entorno, el coche también asume importantes tareas en la ciudad conectada. Por ejemplo, con el aparcamiento basado en la comunidad, el automóvil se está convirtiendo en un localizador de plazas de aparcamiento. Al conducir por la calle, el coche detecta las plazas libres. Un servicio basado en la nube utiliza estos datos para crear un mapa en tiempo real de los aparcamientos libres, ahorrando al conductor mucho tiempo y dinero, y ayudándole también a reducir el estrés.

PUBLICIDAD