Bosch da un paso más hacia la conducción automatizada en la ciudad

08-10-2015
Robert Bosch presentó ayer, 7 de octubre, en Düsseldorf (Alemania), sus aportaciones al proyecto UR:BAN, que suponen un paso adelante hacia la conducción automatizada en la ciudad. Los nuevos sistemas de asistencia desarrollados por Bosch son capaces de calcular cómo van a moverse los objetos, de evitar los atropellos de peatones y de maniobrar los coches con seguridad en espacios estrechos urbanos.
Sistema de observación del conductor.

UR:BAN (acrónimo del alemán para el espacio urbano: sistemas de asistencia de fácil uso y gestión de la red) es un proyecto conjunto financiado con fondos públicos que ha reunido a 31 socios de diferentes sectores, desde automoción, electrónica, comunicación y empresas de software, hasta universidades, institutos de investigación y las propias ciudades. El objetivo del proyecto es el desarrollo de sistemas de asistencia al conductor y de gestión de tráfico para las ciudades. Los sistemas de asistencia al conductor son un paso esencial en el camino hacia la conducción automatizada. UR:BAN ha recibido ya unos 40 millones de euros de financiación del Ministerio Federal Alemán de Economía y Energía. Los costes generales del proyecto ascienden a aproximadamente 80 millones de euros.

Entre los sistemas desarrollados por Bosch figura el asistente para maniobras de esquiva, que es capaz de prevenir hasta el 58% de los accidentes con peatones. Un requisito previo para realizar las funciones de conducción automatizada es incorporar sensores que monitoricen de manera fiable el entorno del vehículo, de manera que pueda determinarse una estrategia correcta de conducción. Un componente de Bosch basado en el reconocimiento del entorno es su cámara de vídeo estéreo, que ya se ha empezado a montar en algunos vehículos. Montada detrás del parabrisas, cerca del espejo retrovisor, la cámara controla la parte delantera del vehículo de pruebas y transmite esta información a un procesador situado en el maletero, que se encarga de analizar los datos más de diez veces por segundo.

Al mismo tiempo, mediante algoritmos inteligentes el equipo es capaz de calcular cualquier cambio que se produzca en el entorno y hacia dónde se dirigen los objetos. De este modo, la tecnología de Bosch no sólo detecta la posición actual de los peatones y ciclistas, sino que también predice dónde estarán dentro de un segundo. Esto abre nuevas oportunidades para la protección de los peatones.

Sobre esta base, los investigadores de Bosch han desarrollado un sistema de asistencia que interviene para evitar una colisión con un peatón. A una velocidad de hasta 50 kilómetros por hora, el sistema ayuda a los conductores a frenar y a realizar una maniobra evasiva. Si la frenada por sí sola no es suficiente para evitar atropellar a un peatón que de repente aparece delante del coche, el asistente calcula instantáneamente una maniobra evasiva. Tan pronto como el conductor da un volantazo para evitar el accidente, el sistema entra en acción para apoyar la maniobra de dirección.

Observación del conductor

Conociendo que las situaciones críticas se producen cuando los conductores se distraen y no prestan la atención debida a la carretera, Bosch ha desarrollado una solución que se denomina ‘observación del conductor’. Mediante la supervisión de la línea de visión del conductor, unas diminutas cámaras situadas en el interior del vehículo pueden saber si sus ojos están mirando en la dirección correcta. De esta forma, se puede avisar a los conductores distraídos con la antelación suficiente para evitar una situación peligrosa del tráfico. En este contexto, Bosch cree que sería de gran ayuda la colocación de indicadores en el salpicadero o de una pantalla LED en el panel de control situado en el campo visual del conductor.

Los sistemas de asistencia de Bosch ayudan también al vehículo a desenvolverse en los reducidos espacios urbanos. Utilizando imágenes procedentes de la cámara de vídeo estéreo, el procesador calcula la trayectoria que debería llevar el vehículo. A continuación, toma el control de la dirección eléctrica y se asegura que el automóvil maniobra correctamente y de forma segura a través de un espacio estrecho. El sistema de Bosch también reconoce cuando un espacio es demasiado justo para pasar, advirtiendo al conductor o deteniendo el coche a tiempo antes de que los retrovisores exteriores resulten dañados.